Relatos Salvajes: nominada al Óscar y Goya

maiathesun
Sígueme!

maiathesun

Panamá, cine, escribir, café y aspiradoras.
maiathesun
Sígueme!

“Todos esperan que alguien les de su merecido a estos personajes, pero nadie se atreve a mover un dedo”. – La cocinera mientras busca veneno… para ratas.

Escrita y dirigida por Damián Szifrón, esta obra que goza con la presencia de Ricardo Darín y Leonardo Sbaraglia, conecta bien con el público argentino, español, francés (recibió una ovación de 10 minutos en Cannes, a pesar de no ganar ningún título) y con todos los públicos en general. Menos los menores en concreto, por su vocabulario y violencia explícita.

Lo novedoso de esta película entre otras elecciones inteligentes, ha sido su estructura, que no es la típica de vidas cruzadas como puede parecer: seis episodios que se desarrollan en espacios tan singulares como podría ser un avión con nuevo rumbo, un restaurante de carretera, una autopista solitaria, una boda con invitados especiales… Estos escenarios, aparentemente inconexos entre si, tienen un hilo que los une a todos:  la desesperación de una tragicomedia que se transforma en… una salvajada.

Una película “rebelde, alegre, violenta y contundente” como explicaba Sbaraglia cuando recogía el Premio del Público a la Mejor Película Europea  en la gala final del 62 Festival de San Sebastián. Una película con toques de denuncia social bañados con estética. Una película sobre el placer de perder el control, de hacer lo que todos quieren pero no se atreven, y hacerlo con un ingrediente diferente: una pizca de surrealismo.

Sin-título-3

Puede ser que Relatos Salvajes cuente la realidad actual de Argentina, o puede ser también que cuente la realidad de muchos otros países. Este alcance universal hace que quizás haya caído bien “a casi todos los públicos”, que repletos ya de demasiados platos de corrupción e injusticias, vean como única solución sacar su lado salvaje. Pero como ya lo hace Darín por nosotros, nos quedamos tranquilos y nos reímos de que no seamos nosotros los que perdemos el control, aunque podríamos serlo. Es por esto que se habla de un efecto de catarsis en la película, y al ser seis relatos distintos, podríamos decir que hay catarsis para todos los públicos también.

Desde el principio los títulos de crédito te advierten que detrás de esta película hay más de una persona creando genialidades. Si hubiera un premio a mejor títulos de crédito, se lo llevaría esta película sin duda, porque también te advierten de otra cosa: nombres de personas están designando fotografías de animales, por lo que quizás esta película explore más nuestro lado animal que el racional.

La película sorprende, y a bien. Sobre todo después de la dosis desmedida de drama que había en el festival, poder relajarte (aunque no tanto) y disfrutar de películas como Magical Girl o Relatos Salvajes dan un respiro y un buen rato digno de muchos aplausos.

Lo mejor, cómo arranca la película (títulos incluidos); la parte de “bombita”; y la actuación de Rita Cortese alias la cocinera: me encantó.

Tienes que ir a ver Relatos Salvajes si tienes ganas de reírte un poco;  si el humor negro de Tarantino va contigo; o si crees que Ricardo Darín es sinónimo de “peliculón”. Y si estás en España, ¡ve hoy! La están estrenando.

2 comments on “Relatos Salvajes: nominada al Óscar y Goya”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *