The Disaster Artist: Un fracaso exitoso

maiathesun
Sígueme!

maiathesun

Panamá, cine, escribir, café y aspiradoras.
maiathesun
Sígueme!

El gran protagonista de esta historia, tanto dentro como fuera de la pantalla, es el cineasta independiente Tommy Wiseau. Nadie sabe cuál es su nacionalidad exacta. Nadie sabe su edad. En Estados Unidos lo conocen como el “Ciudadano Kane de las malas películas”. Su ópera prima “The Room” (“La habitación”, 2003) pasó a convertirse en una película de culto por lo mala que era. Hasta el día de hoy, nadie sabe de dónde sacó el dinero – ni la inspiración – para hacerla.

 

Fotograma de The Room. Tommy Wiseau y Juliette Danielle.

 

Hacer películas no es fácil. Es por eso que hay muchas películas malas. Hay también muchísimas películas malísimas. “The Room” tiene un 3,6 de 10 en IMDB y muchos pensarían que este es un número bastante generoso. A pesar de eso, desde hace 14 años existen proyecciones mensuales de “The Room” en varios cines de Estados Unidos. ¿Por qué la gente sigue comprando entradas para verla hoy en día, si es “la peor película de las malas películas”? ¿Por qué “The Shawshank Redemption” (Cadena Perpetua, 1994), considerada el Top 1 IMDB – o la misma Ciudadano Kane – no tiene proyecciones así?

 

James Franco recogiendo La Concha de Oro en San Sebastián. Fotografía por Montse Castillo.

 

 “Esta película me tocó realmente el corazón. Es una película sobre un hombre loco, pero quién de nosotros no está un poco loco también; [un hombre] que tiene sueños grandes, y quién de nosotros no ha soñado en algo grande. Espero que en estos tiempos de locura, nos traiga luz e inspiración a todos nosotros.”

 

Con estas palabras aceptaba James Franco la Concha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián, en donde su película “The Disaster Artist”, inspirada en el excéntrico Tommy Wiseau, ganaba el premio más importante de este certamen.

 

De amistad y sueños

 

Para hablar de “The Disaster Artist”, que esta semana se estrena en cines de EE.UU., hay que hablar primero de “The Room”.  Esta cinta es un proyecto que Tommy Wiseau hace con su mejor amigo, Greg Sestero. Ambos sueñan con ser actores de Hollywood y se mudan de San Francisco a Los Ángeles para probar suerte – dos outsiders intentando hacer su sueño realidad. Tras recibir muchos “no” y sin conseguir ningún papel, deciden hacer una película ellos mismos, financiada completamente por Wiseau. Además de producirla, dirigirla, actuar y financiarla, Tommy decide también escribir la historia. Su intención inicial era hacer un drama “estilo Tennessee Williams” – tal y como escribió en la copia del guión original. Aquí la sinopsis:

 

Johnny es un exitoso banquero que vive felizmente en una casa en San Francisco con su prometida, Lisa.

Un día y sin explicación, ella se aburre y decide seducir a su mejor amigo, Mark.

Desde ese momento, nada volverá a ser lo mismo.

 

“The Room” se hizo con un estimado de 6 millones de dólares. Lamentablemente en su estreno no recaudó más de 1.800 dólares. La intención de Tommy era que la cinta llegase a los Oscar, y por esa razón pagó de su propio bolsillo para que “The Room” estuviera abierta en las salas durante dos semanas más – lo mínimo requerido para poder ser considerada. No consiguió llegar a los Oscar, pero sí recibió en 2013 el Premio del Público en el New York Film Festival. A pesar del aparente fracaso inicial, “The Room” lleva ya recaudados más de 9 millones de dólares en todo el mundo.

 

Fotograma de “The Disaster Artist”. Dave Franco y James Franco.

 

“Es un tipo de fracaso muy particular, y quizás no es tanto un fracaso… porque seguimos viéndola después de catorce años. En cierto punto hay que empezar a llamarlo éxito, ¿no?”

James Franco

 

“The Disaster Artist” es la primera película en la que los hermanos Franco (James y Dave) actúan juntos. Lo divertido es que no actúan como hermanos, sino como mejores amigos. De hecho, gracias a los protésicos que James lleva en las mejillas, barbilla, los ojos azules y caídos; y la barba de mentira que lleva Dave, ni siquiera parecen serlo. “Cuando trabajas con familia y amigos es mucho más fácil, y para mi es mejor porque me siento más cómodo y con más ganas de tomar riesgos, sabiendo que nadie me está juzgando” explica Dave Franco.

Ninguno de los dos hermanos sabían de la existencia del culto que gira alrededor de “The Room” antes de embarcarse a hacer la película. No eran los únicos. Muchas personas en España desconocían de la existencia de este culto y la importancia de esta película cuando “The Disaster Artist” ganaba la Concha de Oro en la 65 edición del Festival de Cine de San Sebastián – sumado al desconcierto que una comedia ganase el premio más importante en un festival de cine.  Por mucho que sea una película de culto y haya recaudado varios millones a lo largo de los años, no deja de ser un nicho muy específico el que se ha acercado a esta película.

 

“Lo extraño es que una película tan desprejuiciadamente simple (nada que objetar) haya acabado en la parte más alta del palmarés”

Escrito en El Mundo por Luis Martínez.

 

Para contrastarlo, hablamos con una guionista y cinéfila de Los Ángeles, Katie Mollica, quien vivió la locura y el culto de The Room en primera persona.

 

The Room fue una película importante cuando salió porque fue una de las primeras películas que yo pude ver sin ser tan crítica, sin juzgar. Pude disfrutarla por lo que simplemente es: un hombre que hizo algo solamente porque le apasiona.”

 

The Room destaca de otras películas malas por lo orgulloso que Tommy Wiseau está de su proyecto. En una época, hasta solía ir a todas las proyecciones de Los Ángeles porque ama su película y ama a sus fans. Tommy también hizo de todo en la película: dirigió, escribió, actuó… Sea la peli “mala” o “buena”, el hecho que él haya hecho tanto, es un logro en si. Es como Tarantino, ¡pero sin serlo!

La actriz nominada al Oscar Jacki Weaver (“El lado bueno de las cosas”, “Animal Kingdom”) quien hace en “The Disaster Artist” uno de los papeles más amados por el público: la madre aquejada de cáncer de Lisa, afirma que vio la película con su marido una vez ofrecido el papel, y tras 99 minutos de su vida que jamás recuperarán, pudieron confirmar que es la peor película del mundo. Paul Scheer, Raphael, recordaba que la primera vez que fue a Los Ángeles vio el cartel promocional de la película en 2003 y pensó que era una peli de vampiros.

 

La universalidad del fracaso

 

James explica cómo por años estuvo viendo este mismo cartel. “Desde 2003 a 2008 había esta famosa valla publicitaria en [las calles] Highland y Sunset, con un número de teléfono. Siempre pasaba y no entendía qué era. Pensaba “debe ser típica locura de Los Ángeles… ¡algún culto o algo!”” No fue hasta que James Franco leyó el libro “The Disaster Artist”, memoria escrita por Greg Sestero que se dio cuenta qué había significado esa valla. “La gente me decía “Tienes que venir. Todos los años presentan la película y la gente grita en los diálogos porque se lo saben de memoria, tiran botellas de agua al público, tiran palomitas y gritan. Es todo un espectáculo” No entendía nada de porqué la gente haría esto. Y cuando vi el tráiler en YouTube… menos entendía.”

 

 

Al igual que James, Dave tuvo que ir a una proyección nocturna para realmente entender el culto y la importancia de “The Room”: “La primera vez que vi la peli estaba solo en un hotel. Esta no es la forma en la que se tiene que ver esta película. Necesitas alguien con quien comentarla, y preguntar “¿qué está pasando?” Me sentía intranquilo. No sabía qué pensar ni cómo sentirme. Después fui a una de las proyecciones que dan a medianoche, e inmediatamente entendí el seguimiento que esta película tiene y el culto que se ha generado alrededor de ella. Habré visto la peli, ¿como 25 veces ya? La película que más veces he visto en mi vida. Si una película se puede ver tantas veces, cuando es el momento de llamarlo un éxito?”

 

“La primera vez que vi la peli estaba solo en un hotel. Esta no es la forma en la que se tiene que ver esta película. Necesitas alguien con quien comentarla, y preguntar “¿qué está pasando?”

 

Tras llamadas incómodas y extrañas que James tuvo con el mismísimo enigmático Tommy Wiseau – quien quiso que su papel lo interpretara nada más y nada menos que Johnny Depp – James Franco compró los derechos de la película y empezó a buscar el tono y la forma de retratar esta historia de la forma más sincera.

 

 

Primer teaser que lanzaron en la campaña de "The Disaster Artist"

 

Es divertido el enfoque de “The Disaster Artist” porque sus elementos de comedia no son convencionales, explica James Franco: “Siempre nos acercamos a esta historia como una película con situaciones cómicas, pero con un hilo dramático. También en la música elegida, fue muy difícil encontrar el tono de la peli. No quisimos reírnos de Tommy. Desde la primera vez que leí el libro y me acerqué a la idea de hacer esta película, siempre quise acercarme de una forma muy específica: sí Tommy hace cosas locas y parece un loco en cierto punto, pero si te fijas más allá, es una historia muy universal. Cualquiera que haya perseguido un sueño, se puede sentir identificado”.

 

Escena de "The Room" en la que se inspira el teaser.

 

En este sentido, al retratar la película en la que la gente tira cucharas en sus proyecciones, todo el elenco de “The Disaster Artist” se lo tomó muy en serio. Franco nos cuenta que al igual que Kubrick tuvo que recrear los sets de Barry Lindon, todo el equipo intentaba replicar seriamente el set que Wiseau grabó en el 2003. “El director de foto se tomaba mucho tiempo en iluminar el set igual de mal que ellos lo habían iluminado en un principio”, y todos los actores tenían iPads en donde proyectaban escenas de la película para replicar exactamente los diálogos famosos de “The Room”.

 

Fracaso. Fracaso. Fracaso. ¿Éxito?

 

En la rueda de prensa del Festival de Cine de San Sebastián, James hace un análisis muy acertado de por qué “The Room” fue un fracaso tan exitoso y por qué eso nunca se volverá a repetir: Tommy no era consciente de que estaba haciendo una película mala. La película empezó a verse por muchas personas y la gente dejó de verlo como un drama para verlo como una película cómica, “cuando Tommy hizo “The Room”, puso todo su corazón para hacer una película dramática de verdad, un drama serio. Ahora Tommy se ha convertido en esa persona graciosa que todos querían que fuese. Es por eso que el fenómeno de “The Room” nunca podrá volver a ocurrir”.

Dave, el hermano pequeño de James conocido por sus papeles en las películas “Nerve” (Nerve: un juego sin reglas, 2016) o “Now You See Me” (Ahora me ves, 2013) explica su conexión con la historia de Tommy Wisseau: “Yo he estado en sets anteriormente en los que he pensado que la película iba a salir genial, que íbamos a ganar muchos premios.. y después cuando la película se estrena no es que la película no haya sido genial, sino que ha sido una mierda, muy muy mala… Así que cuando eres un actor joven y estás en el set, aunque todos alrededor tuyo puedan ver que lo que estás haciendo no está siendo una obra de arte, cuando estás metido en el proyecto tienes que tener esa ambición ciega y creer en ti, y esperar que todo va a salir positivamente.”

 

 

“The Disaster Artist”, más que una oda al fracaso, es una celebración de la amistad. Dos personas que al luchar por el mismo sueño no se sienten solas. Una película que habla de no solo no tener miedo al fracaso, sino venerarlo. Es fácil encontrar la dulzura intrínseca de los personajes: lo que realmente busca Wiseau es el respeto y la valoración de su mejor amigo; Sestero, aun teniendo los pies un poco más sobre la tierra, alienta y acompaña a Tommy en cada decisión que toma y nunca lo deja de lado.

 

Tienes que ver “The Disaster Artist”  (después de haber disfrutado “The Room”) para entender la mirada amable y generosa de James Franco, nominado al Oscar en 2011 por su actuación en “127 Horas”, y el acercamiento peculiar que consiguen con ese tono específico. “Todo el mundo que haya conocido el éxito puede relacionarse en la lucha que ha tenido Tommy: vas a escuchar no, no y no. y has de luchar para conseguir lo que quieres. En su esencia, yo creo que Tommy es como todos nosotros, es un soñador.

 

¿Dónde puedo ver “The Room”?

Si vives en EE.UU. hay proyecciones mensuales en Portland, Los Ángeles, Nueva York, Michigan, Dallas, Atlanta… y puedes ver los horarios aquí.

Si quieres seguir el culto, puedes comprar la película aquí.

También puedes leer el libro en el que se basaron para escribir el guión:

 

 

One comment on “The Disaster Artist: Un fracaso exitoso”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: