¿Qué tiene de novedoso La Isla Mínima?

maiathesun
Sígueme!

maiathesun

Panamá, cine, escribir, café y aspiradoras.
maiathesun
Sígueme!

Lluvia, personas con sombrero, pegatinas, campos secos… Saben jugar con el subtexto sin darlo todo mascado. ¿Estás seguro que esta historia no te la habían contado antes?

Ganadora del premio a Mejor Fotografía y Mejor Actor (Javier Gutiérrez) en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, y con 17 nominaciones a los Goya de los cuales ganó 10 (entre los que está Mejor Película y Mejor Director) este thriller es de esos que realmente valen la pena ver.

La-isla-minima-dirigida-por-Al_54412468359_53389389549_600_396

 Alberto Rodríguez, director también de Grupo 7 (2012) o 7 Vírgenes (2005) pone de manifiesto que le gusta mucho este número y también que ha sabido juntarse con un buen equipo de guión en estos últimos proyectos (ambos nominados al Goya como Mejor Guión), que ha sido el mismo: el sevillano Rafael Cobos, que pocos adivinarían que empezó estudiando Medicina y Derecho para convertirse en un reconocido contador de historias.

Este filme de acción, crimen y suspense ambientado en una Andalucía de los 80, narra la historia de un asesino en serie que se ha conseguido escabullir tras los años sin dejar muchas pistas detrás. ¿Algo nuevo?

.… y un policía que debe juntarse con un antihéroe contrario a él que es policía también, para juntos lograr encontrar al culpable. ¿Aún no?

¿Por qué La Isla Mínima ha tenido tanto éxito?

El común género de drama policiaco, lleno de tensión, protagonizada por un dúo opuesto de policías en el que el pasado oscuro de uno los persigue, no son elementos exclusivos de esta película. Podría ser un capítulo de CSI un poco más largo. ¿O quizás un True Detective español, como se ha estado diciendo?

La clave de su éxito radica en que no es un capítulo de CSI, ni un True Detective español por favor, ni pretende mimetizar a los americanos a la hora de contar historias: el mismo escenario huye de eso, ya que la acción se lleva a cabo alrededor de las islas del río Guadalquivir, con lo típico de pueblos pequeños: las verbenas, siempre las mismas personas y el infierno grande de un lugar donde la gente sueña con escaparse de la costa a toda costa. Eso es lo que hace que esta película sea grande y esté siendo reconocida en los festivales.

Destaca sin dudar su dirección de arte y fotografía basadas en el fotógrafo de clase obrera Atín Aya, que a pesar de ser una fuente de inspiración en blanco y negro, consigue darle en el clavo con el color de la película, que se puede ver desde el cartel, con un tono sepia, desgastado por la lluvia y las mentiras.

Captura de pantalla 2010-12-09 a las 18.29.00

El cine español, como dice Daniel Monzón (El Niño, Celda 211) “no es un género en si mismo” y hay que dejar de tratarlo como tal. La Isla Mínima corrobora esto desde sus planos aéreos hasta el final, ya que es intrigantemente atractiva, y hará que te muerdas las uñas aunque no suelas hacerlo. Incluida en la lista de películas de “cine español” que agradezco haber visto en el 2014, junto a Magical Girl, Loreak y 8 Apellidos Vascos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *