Captain Phillips

maiathesun
Sígueme!

maiathesun

Panamá, cine, escribir, café y aspiradoras.
maiathesun
Sígueme!

Paul Greengrass (trilogía Bourne) con un excelente uso de la cámara en mano, se atreve a narrar la historia de Richard Phillips, el capitán del buque carguero norteamericano “Maersk Alabama” que fue secuestrado por piratas somalíes en el 2009.

Al ser una historia basada en hechos reales el final puede ser predecible, pero el director sabe jugar bien con la expectativa – que de forma dosificada – hace que el espectador mantenga la tensión hasta el final. En la otra cara de la moneda, tanta tensión también termina por causar el efecto contrario: llega un punto en el que se desea que se solucione rápidamente el problema, esperando una resolución que tarda en llegar debido el excesivo metraje de la película.

La tensión ayuda a que el espectador se enganche, pero si se abusa de ella uno puede empezar a mantener cierta distancia emocional con la historia y esto es un fallo que ocurre en Captain Phillips. Se puede decir de todas formas que al igual que las anteriores películas de Greengrass, resulta extremadamente entretenida, a pesar de que no sea una auténtica obra maestra cinematográficamente hablando.

Captain Phillips resalta por su excelente dirección y elección de actores. Tom Hanks, quien con pocas palabras consigue meterte en su piel en seguida, se destaca con una interpretación que pone los pelos de punta.  Es interesante la decisión del director de no presentar los actores somalíes a los que actuaban como tripulación del barco hasta el momento del rodaje, para que el enfrentamiento entre ambos fuera más realista. Lo consigue perfectamente.

En la disposición de los personajes ocurre algo extraño y es que el espectador acaba adquiriendo un cierto vínculo con el antagonista Muse, el capitán del grupo de piratas somalíes, que tras su falta de juicio e inexperiencia hasta para robar acaba siendo preso de su propia trampa. Se echa en falta un diálogo final entre los líderes de ambos bandos, con alguna carga emocional que diera una luz de esperanza de que Muse pudiera retractarse y entregarse. Quizás eso hubiera sido una mejor opción para quitar más balas y ruido para poder jugar con el silencio y la reflexión.

Capitán Phillips es una metáfora de la vida, de cómo hay que luchar para sobrevivir sin perder la fe. Pero también de cómo la vida nos otorga muchas oportunidades pero está en nuestras manos aceptarlas o dejarlas ir.  La situación de los piratas resulta una fuerte reflexión sobre el coraje y la valentía de abandonar a tiempo una lucha aun no perdida, sin tener que llegar a esos límites en los que no podemos dar marcha atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *